Cuando ayudar, cuidar y dar amor al otro, se convierte en una forma de vida…

Buenos días!!! Un nuevo encuentro. Esta nueva historia, la he vivido gracias a esta bendita profesión que desarrollo diariamente. Mi madre decía… Todas las religiones son buenas, ninguna enseña a lastimar al otro… Si bien la historia de hoy, comienza a través de un religioso, lo que quiero rescatar es la acción cotidiana que desarrollan un grupo de personas por medio del amor.

Todos los días martes realizo consultorio por las mañanas en el Hospital de Pediatría, por pedido de la secretaria, este lunes atendí a cuatro pacientes que eran traídos desde un hogar donde residen en la Ciudad de Oberá, distante unos 100 km de Posadas.

Despertó mi curiosidad por su trabajo e institución, al ver esos niños con severas secuelas neurológicas en tan buenas condiciones… por supuesto no resistí la tentación de preguntar y entablamos un dialogo, de una riqueza tal que decidí compartir una pequeña, muy pequeña parte de su historia…

Se trata de la Fundación Chesire Argentina de la Santísima Trinidad, que tiene tres Hogares y del que les contare es, el Hogar Santa Teresita del Niño Jesús.

Hace unos 25 años, llego a la Ciudad de Oberá, un sacerdote irlandés, SVD Guillermo Hayes, con la intención de sumar experiencia a su sacerdocio y luego volver a su Irlanda natal… Al ver muchos niños, con capacidades diferentes, en situación de abandono y/o extrema pobreza, entendió cuál era su misión… Comenzó con un trabajo silencioso, seguramente con muchas dificultades, con marchas y contramarchas, pero convencido que nada se consigue sin sacrificios…

Despertó el interés de otras personas, que hoy lo ayudan en el cuidado de esos niños, y 32 personas con severas lesiones motrices, como lo es un joven cuadripléjico tras un accidente de tránsito…

Me llamo la atención, la buena salud física (más allá de la enfermedad de base) de esos niños, la simplicidad y sencillez de sus acompañantes…

Seguí preguntando… uno de los cuidadores, era filipino, de profesión contador, que había abandonado los hábitos, que había formado su familia y trabajaba en la fundación… Cada niño con una historia, tremenda, abandono, desnutrición, que a través del Juzgado de Familia, llegan al hogar…

El padre Guillermo, en un principio logro la financiación de su proyecto, por medio de los gobiernos de Irlanda e Inglaterra. Hoy son subsidiados por el Gobierno de la Provincia y el Ministerio de Salud Pública, les provee de medicamentos y pañales.

En este Hogar, trabajan 17 personas, cuentan con kinesiólogo, profesor de Educación Física, Estimuladora temprana, Laborterapia…

Realmente un trabajo serio, comprometido, dedicado, donde el verbo predominante es dar… dar con amor, sin esperar una recompensa… Porque dar significa una forma de vida… Sin dudas estas personas dignifican la esencia del ser humano y son merecedoras de nuestro mayor respeto…